La importancia de leer cuentos es que desarrolla la creatividad y habilidades del lenguaje. 

Los cuentos han sido, prácticamente en todos los pueblos y culturas, una forma privilegiada de transmitir sabiduría, tanto en lo que se refiere a su aplicación en lo cotidiano, como en lo que respecta a niveles más altos de conocimiento trascendente.

El cuento de la llave extraviada

Una noche, un hombre regresó a su casa y encontró a su vecino debajo de una farola en actitud de buscar algo en el suelo.

––¿Qué te pasa? ––preguntó el recién llegado.

––He perdido la llave de mi casa ––contestó este.

––Te ayudaré a buscarla ––le dijo el amigo.

Al cabo de un buen rato de buscar ambos por los alrededores de la farola, el buen vecino preguntó:

––¿Estás seguro de haber perdido la llave por esta zona?

––No, perdí la llave en aquel lado ––contestó el aludido señalando hacia un lugar oscuro de la calle.

––Entonces ¿qué haces buscándola debajo de esta farola?

––Es que aquí hay más luz.

Moraleja

Este clásico cuento muestra una pauta de conducta muy habitual en personas involucradas en el camino del perfeccionamiento, y que representa un obstáculo nada desdeñable: buscamos donde sin duda hay más luz, pero donde nada encontraremos porque nada se nos perdió allí. La enseñanza es clara y precisa, y se centra en la pérdida de contacto con la realidad. Sabemos que la cotidianidad es dura, aburrida y difícil, pero es justo en esa realidad cotidiana del día a día, junto a las personas que nos rodean, donde se encuentra la llave ––la clave–– que nos permitirá entrar en nuestra casa, en nuestra intimidad, en definitiva, en nosotros mismos.

Hay otros lugares y personas más confortables, menos cotidianos y seguro que menos aburridos, que pueden aportarnos muchas cosas, y donde es mucho más fácil buscar. Lástima que ellos no tengan la llave. Suele estar en el lugar más oscuro y, a menudo, solo nosotros, en lo más profundo, sabemos donde se encuentra. El trabajo, la familia, la pareja, los amigos…lo de todos los días. Todo aquello que representa el entorno donde habita lo, aparentemente, menos brillante y atractivo. Está más oscuro: pero ahí sí está la llave.

 

Descubre muchos más cuentos en este libro.